Review de “Disparando a muerte” (Long Wagon)

Review de “Disparando a muerte” (Long Wagon)

Escucha “Disparando a muerte” mientras lees la review

Coged vuestro equipaje que nos vamos, pero no solamente a un lugar, sino a una época: al lejano oeste.

De la mano de Long Wagon, nos llegan sus dos primeros sencillos “Disparando a muerte” y “Corazón de madera”, ambos con un olor a cantina americana de esas que todavía se encuentran en la Ruta 66 a la altura de Flagstaff.

Pero centrémonos y volvamos a la península ibérica para hablar de su primer sencillo: “Disparando a muerte”.

El tema empieza con una guitarra que se te engancha desde el principio y que nos acompaña en toda la canción soltando notas de vez en cuando. La batería (Rodri), con una acertadísima pandereta que recuerda a las serpientes de cascabel, hace que el latido de nuestro corazón vaya al ritmo de su primer sencillo, con unos cambios de tempo marcados de una manera muy elegante. 

Hay un instrumento que siempre creemos imperceptible, el bajo (Ricardo), pero sin duda alguna es extremadamente necesario, puesto que acompaña a la batería y a nuestros latidos en todo el tema, marcando el ritmo que permite que nuestros pies no dejen de golpear el suelo.
El estribillo se te clavará en la sien, como una bala y no solo por la repetición de esas tres palabras, sino también porque la voz de Víctor, es potente, rasgada, con un chorro de voz que penetra como una amenaza. Hace honor a lo que la canción profesa: ten cuidado, porque aquí están los Long Wagon. Y han venido para quedarse.

No Comments

Post a Comment